Vall de Nuria con niños

Existen puntos realmente emblemáticos en la montaña catalana pero si uno destaca notablemente por la variedad de interpretaciones que podemos hacer de él, deportiva, lúdica, cultural y religiosamente, ese es el Vall de Nuria, un destino que no deberías perderte con tu familia.

Se trata de un valle que adquiere cierta importancia religiosa a partir de la aparición de una talla de la virgen de Nuria que se encuentra en el santuario y que data del siglo XII. Posteriormente se construyó un hotel, algunos refugios para los peregrinos y las pistas de esquí alpino.

Hoy en día cuenta con un variado programa de actividades para disfrutar en familia fuera de la temporada invernal (más orientada, por supuesto, al esquí) como navegar en el lago, pasear a caballo, jugar al minigolf y divertirse con las actividades deportivas del parque lúdico.

En las próximas lineas os proponemos un plan de los muchos que se pueden organizar en este fantástico entorno.

Estación de tren de cremallera de NuriaPara acceder al valle de Nuria existen dos posibilidades, bien caminando por alguno de los 3 senderos clásicos balizados saliendo desde Queralbs, bien en el tren de cremallera.
La ruta a pie es muy atractiva pero el desnivel es importante, en torno a los 750m, lo que puede representar un handicap importante para muchos niños (especialmente si después queremos hacer algo más que comernos un bocadillo).

Nuestra recomendación es tomar el tren de cremallera en Queralbs o incluso en Ribes de Freser (hay dos estaciones allí). El aparcamiento de Queralbs suele estar a tope y puede que en Ribes sea algo más fácil dejar el coche (no mucho más).
Junto a la estación de Ribes está la oficina de información del valle, lo que puede servir para recoger los trípticos informativos y estudiarlos después en el tren durante el viaje. Nosotros nos subimos en la segunda estación de Ribes porque estaba más cerca del camping donde estábamos durmiendo (Camping Vall de Ribes) y fuimos andando hasta allí.

Vagón del tren de cremallera de NuriaAunque la frecuencia de trenes es relativamente alta, es importante ir con tiempo si queréis escoger un buen sitio para ver el paisaje. Al subir, os recomendamos sentaros en los asientos de la derecha (según el sentido de la marcha).

Durante el viaje hay algunos mensajes por el sistema de megafonía que informan sobre curiosidades del tren o del recorrido. No suelen irse muy bien porque hay mucho ruido en el vagón de personas hablando, así que buena suerte si eres de los que te interesan esas cosas.

En la parte final del recorrido se ve claramente el sendero de subida clásico recorrido por muchos montañeros y peregrinos y el paisaje es precioso.

Sendero clásico de peregrinación a NuriaTras dejar atrás el último túnel de la vía del tren os topareis con el lago de Nuria y al fondo el hotel. Veréis el “ooooh” que se escucha en el vagón en ese momento. La estampa es muy alpina.

En cuanto lleguéis podéis recoger información en un punto que está muy bien indicado en los bajos del hotel, si es que no lo habéis hecho antes en Ribes de Freser, para poder organizar bien los horarios. Los trenes de vuelta no salen demasiado tarde y los últimos suelen bajar muy llenos. El recorrido es largo (sobre 45’ hasta Ribes) y si tenéis que volver de pies se puede hacer un poco incómodo.

Telecabina al albergue del Pic de l'ÁligaNuestra recomendación es subir hasta el Albergue del Pic de l’Àliga, para lo que podéis tomar el telecabina que está justo sobre la estación. Os llevará unos 100m más arriba y desde allí podéis arrancar para realizar un paseo por el entorno (ya por encima de los 2000m y por tanto en un estupendo ambiente de alta montaña) o incluso intentar la cima del Pic de l’Àliga que es muy accesible para todos los niveles.

En el albergue podéis reservar sitio para comer si os apetece, hay menús de todo tipo y las vistas son muy bonitas.

Albergue del pic de l'Áliga en Nuria Después de comer podemos bajar de nuevo al valle y visitar el santuario, pasear por el lago, alquilar una barca, jugar al minigolf o incluso pasear en pony/caballo.

Si vais con perro estas opciones son un poco más complicadas, para vosotros puede ser más recomendable acercaros hasta el parque lúdico que hay detrás del hotel y, pagando por horas (el precio es alto, ojo) aprovechar para jugar en su tirolina, descender en “donuts” por rampas, saltar en las camas elásticas, hacer slaloms con los patinetes todoterreno y otras muchas divertidas actividades deportivas.
Allí mismo hay un bar en el que podéis merendar tranquilamente.

Como decíamos antes, es importante calcular bien la hora de bajada e ir con tiempo al anden.
Parque lúdico del Vall de NuriaEn el suelo hay unas marcas azules pintadas que indican a qué altura se encontrarán las puertas de los vagones. Haced cola sobre ellas, para poder coger un sitio y bajar cómodamente sentados porque probablemente estéis cansados.

Si vuestro punto de partida fue Queralbs, al bajar aun tendréis tiempo de dar una vuelta por el pueblo para conocerlo. Realmente merece la pena porque está muy cuidado y las calles y casas son preciosas.

Consejos:

  • En la oficina de información tienen unos trípticos con horarios y tarifas que suelen ofrecer un descuento del 20% sobre los billetes. Su coste es alto, así que si vais varios familiares o amigos, podéis ahorraros un pico.
  • Esta es la web oficial del valle, donde encontrareis mucha información práctica y podréis reservar paquetes combinados de billetes y actividades a mejor precio que comprándolos por separado.
  • Podéis ver más información como su localización geográfica exacta, reservar habitaciones en el hotel o conocer las opiniones de otros visitantes en su ficha de Google Maps.

Pirineísta

Montañero aficionado, fotógrafo vocacional y padre de dos niñas que están empezando a descubrir la montaña.

Un comentario sobre “Vall de Nuria con niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest