Recorriendo la Foz de Lumbier

Lumbier, o Irunberri en euskera, se encuentra en lo que se llama Prepirineo, las grandes cimas se mantienen solo como telón de fondo de este pueblo mediano.
Sin embargo en un desvío hacia la derecha al cruzar el puente que precede al pueblo encontramos la estrecha carretera que nos lleva al parking de la Foz de Lumbier, una de las maravillas del Pirineo navarro.

La foz es un cañón que parece cortado a cuchillo por el río Irati, dominado en su parte alta por buitreras y en la baja por la antigua vía del tren por la que nosotros pasearemos (una vía verde).

Dejamos el coche en el parking y recojemos la información turística que se ofrece en una caseta. Allí podemos alquilar unos pequeños prismáticos si queremos disfrutar de los buitres. Mejor llevar unos de casa si los tenemos un poco potentes.

El recorrido que vamos a hacer es corto y suave, apto incluso para visitantes en silla de ruedas. Recorre la antigua via por la foz hasta el puente del diablo y vuelve por el mismo camino. Se puede hacer un recorrido circular volviendo por otro sendero que sube por la parte alta de la foz y que ofrece una vista cenital pero no es mucho más interesante y el calor puede ser importante.

Nada más arrancar tenemos una zona de picnic con los baños y un centenar de metros más adelante la única fuente del recorrido.

Foz-de-Lumbier-00Antes de entrar al primer tunel, a la derecha, hay un sendero que baja hasta el río a una pequeña playa de cantos rodados. La roca forma una cueva amplia y hay buena sombra. Ideal para almorzar. Las vistas son estupendas y a veces nos encontraremos con piragüistas descendiendo el río.

Si el día no es soleado los túneles pueden estar muy oscuros. No hay ninguna dificultad porque el firme es bueno, pero es divertido llevar unas linternas para que jueguen los niños en algunos de los recovecos de la pared. Será una gran aventura para los más pequeños.

Foz-de-Lumbier-03Entre los dos tuneles es donde se encuentra la mayor densidad de buitreras, en la pared izquierda en el sentido de la marcha. En cuanto crucemos el segundo, nos encontraremos con el cartel que avisa de la situación del sendero que nos llevará al puente del diablo entre algunos arbustos. Se trata de un viejo puente de piedra del siglo XVI derruido durante la guerra de la independencia que ofrece una impresionante vista longitudinal de la foz desde una una altura de 15m sobre el río.

Cuidado en el acceso al puente, es complicado porque aunque técnicamente no es especialmente difícil, la roca está muy pulida y resbala mucho, el paso es bastante aéreo y puede asustar a los más sensibles al vértigo. Vigila a los niños de cerca para evitar accidentes.

Desde aquí mismo podemos iniciar el regreso siguiendo el mismo camino hasta el parking.

Foz-de-Lumbier-01Recomendaciones:

  • No olvides llevar agua, solo hay una fuente al principio del recorrido.
  • Los prismáticos te ayudaran a disfrutar más de las aves (si no tienes puedes alquilar unos en la caseta de la entrada).
  • Lleva linternas para los pequeños.
  • Mucho ojo con el puente, una caída sería mortal y suele hacer mucho viento al asomarse.

Datos:

  • Longitud: 2,6km
  • Duración ida y vuelta: 1h30′ con niños
  • Adecuado para todas las edades
  • No existe desnivel reseñable.

Pirineísta

Montañero aficionado, fotógrafo vocacional y padre de dos niñas que están empezando a descubrir la montaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest